Historias de Mortambia

Mirulr  - 100 Short Stories - 533 words

  • 100
  • 8
  • 19
  • 16

Summary

Boscoso, así se podría definir al reino de Mortambia. En él vivía el rey Penkur, un gigante con una cabellera larga, crespa, abundante y revuelta que se confundía con la barba y que cubría casi toda la sala donde se encontraba su trono.

Boscoso, así se podría definir al reino de Mortambia. En él vivía el rey Penkur, un gigante con una cabellera larga, crespa, abundante y revuelta que se confundía con la barba y que cubría casi toda la sala donde se encontraba su trono.

 

Boscoso, así se podría definir al reino de Mortambia. En él vivía el rey Penkur, un gigante con una cabellera larga, crespa, abundante y revuelta que se confundía con la barba y que cubría casi toda la sala donde se encontraba su trono. Este rey siempre estaba enojado, porque en su reino nadie era como él: los habitantes de Mortambia eran diminutos, con cabellos cortos y de diferentes colores. Su larga cabellera crecía cada vez que tenía un ataque de enojo. Y eso sucedía todos los días.

Penkur era un cascarrabias y se sentía muy solo en el enorme lugar. A excepción de su pareja, Kilguch, no estaba con nadie más. Kilguch era diminuto como los demás habitantes del reino, pero entendía a Penkur de un modo particular. Kilguch estaba completamente enamorado de Penkur y era el único capaz de calmar su enojo porque no le temía y lo hacía reír.

Como todos los días, Penkur y Kilguch recorrían el bosque de Mortambia con el objetivo de encontrar unos escarabajos de algodón que tenían el poder de hacer que cualquiera que los tocara perdiera la memoria por unos días.

Cierta vez, la rabia de Penkur creció tanto como su melena lo permitía. Tanto que olvidó su amor por Kilguch. Cuando le confesó que ya no lo amaba, Kilguch intentó hacerlo reír pero no pudo porque el enojo del rey era enorme y esta vez no lo escuchaba. No enojado, sino decepcionado, Kilguch se enfrentó a Penkur y le dijo que ya no viviría con él, que se iría a una choza en lo profundo del bosque.

Pasaron los días, semanas, meses hasta que un día de mucho calor, en febrero Penkur empezó a lamentar la pérdida de Kilguch. Con cada lágrima que soltaba, mechones y mechones de su enorme y encrespado pelo se desprendían del cuero cabelludo. Ya sin pelo Penkur fue decidido a la choza de Kilguch, después de mucho tiempo, a pedirle perdón.

Kilguch no lo reconoció sin su larga cabellera, y lo aceptó en su choza como a un nuevo amigo. Penkur no dijo nada. Prefirió que no lo supiera aunque sabía que en algún momento le diría quién era. Pasados cinco meses, ya eran los mejores amigos posibles en la tierra. Compartían todo.

Un frio día de Julio era el que había escogido Penkur para decir la verdad. Fue a la choza de Kilguch y no lo encontró. Buscó por los alrededores y no lo encontró. Buscó por lugares más lejanos y no lo encontró. Montado sobre un elefante mediano y con patas de diferentes animales, partió Penkur a buscar a Kilguch en reinos vecinos.

Cuatro semanas pasaron hasta que Penkur volvió  a su reino. Y allí, en su choza encontró a Kilguch como si nada hubiera pasado. Penkur estaba decidido a decir la verdad cuando entró en la choza de Kilguch. Este empezó a chillar de una manera desesperante al ver a un desconocido entrar de la nada en su propia casa. Penkur, sorprendido por la reacción de su amigo, vio salir a un escarabajo de algodón de un recipiente de Kilguch. De esos con el poder de hacer que cualquiera perdiera la memoria por unos días.

 

Want to leave a comment? Sign Up

Comments

Que imaginacion!!!! Me encanto el cuento
2012-09-08 07:52:52
gracias!!
2012-09-08 08:29:22
muy buen cuento y mucha fantacia
2012-09-08 08:50:12
:)
2012-09-08 12:50:05
Muy buen relato. Esto les pasa a las personas cuando salen de su verdadero mundo y vienen por un ratito a este. Se olvidan de quienes son y sus verdaderos amigos.
2012-10-31 09:06:04
gracias!!
2012-10-31 14:11:10
que bonito, esta entretenida leyendolo !!!
2012-11-14 07:28:52
Amazing.Perfect
2014-11-06 06:21:29